(Wedding) Misión: No dejar que el estrés te gane

weddingmision_arbanstreet

Había dejado de escribir en el Blog y lo extrañaba, porque como ya lo he dicho, de veras lo disfruto y el saber que hay gente que me lee me anima a continuar.

No había podido escribir por un par de razones importantes y una de ellas es lo que vengo comentando en algunos post previos y es el de #MyWeddingSoon -que está más soon que nunca- que para sorpresa de muchos me tenía muy calmada hasta que me di cuenta que en mi calendario parecían haberme adelantado los meses y ya estábamos OCTUBRE ¿a dónde se fueron todos? y ahí, justo ahí empezaron a dilatarse mis pupilas, mi ritmo cardíaco se aceleró y mi pobre novio, sufrió una serie de ataque de mensajes, llamadas desesperadas informándole que ya no faltaba casi nada y por si no se había dado cuenta faltaba apenas un mes – claro que él lo sabía, a la única que se le habían pasado los meses sin darse cuenta era a mí- y sí, empezaba a ganarme el estrés y resultaba inevitable !era la novia neurótica!, ok, nunca tanto.

weddingmision_arbanstreet4

Resumo lo que fueron para mí los preparativos para la boda: Nos comprometimos en diciembre del año pasado y en enero ya habíamos empezado a contactar proveedores y a visitar los posibles lugares dónde nos casaríamos, sacando de mis carpetas donde había guardado imágenes de inspiración para la boda que un día tendría; sorprendentemente en marzo parecía que lo teníamos todo -y era así hasta que decidimos hacer más de lo que en principio teníamos pensando porque como todo humano, nos encanta complicarnos la existencia- y nos mantuvimos tranquilos durante todo el año hasta esa mañana de octubre en que me di cuenta que estaba pronto el día que habíamos esperado durante todo el año y que faltaba mucho por hacer y entré en pánico.

De pronto, nuestras salidas eran para hacer las coordinaciones con los proveedores, con la wedding planner, ver la fotografía, la ropa -que él decidió hacer recién ahora- el peinado, el maquillaje, las flores y entonces, la locura se apoderó de nuestras vidas y las llamadas, correos y mensajes se incrementaron -y eso que siempre hemos sido de los que nos hablamos mucho- todo en relación a la boda. Un día nos dimos cuenta que hacía mucho no habíamos salido sólo por el gusto de salir, a caminar, tomar un café, ver acaso si algo nuevo hay en cartelera o al teatro que nos encanta, todo parecía girar en torno a la boda y la organización del día en que empezaríamos una vida como esposos había roto lo que solíamos hacer como enamorados o novios, resultaba curioso para nosotros y yo sufría ¿he dicho que soy dramática?.

weddingmision_arbanstreet3

Luego de al menos 2 semanas de convertirme en la novia que nunca esperé ser y volver un poco loco al hombre más calmado que he conocido, entendí que estaba perdiendo entre el estrés la oportunidad de disfrutar lo que estábamos viviendo, en  aprovechar cada día para abrazar a mi mamá por cada mañana que no pudiera hacerlo luego, en hablar con mi hermana no sólo para quejarme por lo que faltaría para la boda y darle todas las caricias a mi Hei-Sei -mi perrito, mi negro, mi bebe- todas las que me pida. Estaba perdiéndome todo, porque había contagiado de ese estrés agobiante a los que me rodeaban, fueron dos semanas complicadas para ellos y para mí, ni yo me soportaba.

Imagino que toda novia para por eso -y ni imagino lo que se vendrá- pero agradezco el que me hayan hecho ver en lo que me estaba convirtiendo, había estado perdiendo tiempo valioso, ahora solo quiero disfrutarlo todo, buscar maneras de relajarme, mandarle correos a mi novio para decirle que lo extraño y no sólo para sacar cuentas. Quiero sonreír y decirle al mundo lo feliz que estoy sin miedo a que piensen que exagero, o a los comentarios de quienes no lo entiendan, sin que me importe nada más que llegar a ese día y saber que las personas que amo están viendo uno de los momentos más importantes en la vida de dos personas que decidieron empezar una vida juntos,  porque creyeron que valía la pena el riesgo, los temores, porque valía la pena el intento y que son felices ¿hace falta algo más?.

weddingmision_arbanstreet5

Sé que es un post bastante personal -así soy yo, qué le hago- y que muchas personas que me leen no me conocen pero que espero puedan entender el mensaje más allá de las anécdotas.

Disfrutar es la clave y compartir felicidad sin miedo.

FIRMA BLOG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s