MOMENTO ZEN DEL DÍA: A DARNOS UN RESPIRO

slide_348281_3706044_free

No tenía planeado escribir éste post y para ser sincera, mientras escribo no sé bien a que voy a llegar, sólo tengo algunas ideas dando vueltas en mi cabeza que espero poder plasmar con éxito (cosa que a veces no sucede, porque todo parece más claro en mi mente, pero haré el intento).

Escribí un post hace un tiempo en el que quise compartir, desde mi propio caso, lo que se tiene que pasar cuando la sociedad te juzga por parámetros que ellos creen los correctos, cuándo vas dejando de ser una niña, adolescente despreocupada y viendo que se vienen las responsabilidades, te haces la pregunta ¿y ahora qué?, y es así como titulé aquel post.

Hoy quiero ver el otro lado de la historia, no en la que la presión social te quiere ganar, sino cuando parece que la mano que te asfixia es la de uno mismo. Hemos escuchado tantas veces que uno puede ser su peor enemigo (o algo así) y en cierta parte creo que es cierto. Tomamos decisiones de la que luego nos arrepentimos, y en un tiempo más las repetimos, y nos volvemos a arrepentir… y es que somos así. Acaso buscamos sabotearnos, acaso muy por dentro deseamos ser miserables para sentir lástima de nosotros mismos y para que el resto también la sienta; es que a veces detenernos sea mejor que empujarnos a hacer algo…no sé, son cosas que me pregunto.

Siento que muchas veces sólo es miedo. El miedo que uno puede tener a lo que no conoce puede resultar mucho más fuerte que el miedo a lo que se ve; es por eso que de niños (aunque he visto grandes también pasar por eso) corremos a donde haya luz cuando nos encontramos en un cuarto oscuro, o que nos tapamos con las sábanas por si algún fantasma o algún ente extraño se acercara (o cosas así), lo desconocido, lo incierto nos da miedo.

¿Qué cosa es más incierta que el futuro? No me siento experta en filosofía ni quiero hacer un libro-blog de auto-ayuda, sólo quiero -como dije en las primeras líneas de éste post- plasmar lo que da vueltas por mi cabeza desde hace un tiempo ya y ésta última semana con más fuerza aún, con la leve esperanza de que se llegue a entender.

o-AGING-facebook

El futuro da miedo, sin duda, pero a algunos más que a otros, y ese miedo nos hace cometer errores. Bueno dirán, es normal porque somos humanos llenos de errores y ésto no es de ahora, es de toda la vida; y es cierto, sólo que para algunos ciertas decisiones los marcarán más que a otros, y hay consecuencias que unos lo asumirán mejor que otros…creo que es por el temperamento de cada uno (y digo creo, porque como dije no soy experta pero hago mi tarea y leí algo sobre ésto), no tiene que ver con el carácter, temperamento sería lo correcto.

Para algunos puede sonar algo obvio, claro, las personas tenemos distintas formas de ser y así como sucede con los fármacos (tener una hermana estudiante de medicina influye para que haga ésta analogía), muchas veces dependiendo del organismo puede causar reacciones distintas, hasta adversas; y me digo, debe pasar lo mismo con la cuestión emocional y las experiencias que cada uno afronta.

He visto la frustración de muchos de no tener en su vida lo que quieren y ésto por decisiones que han tomado, porque después del ¿y ahora qué?, no encontraron respuesta o tuvieron miedo de responder. Cuando en mi absoluta sabiduría le dije a alguien a quién quiero demasiado, y que me sentí en la obligación moral de aconsejar: “Debes relajarte, disfrutar de la vida, no te estreses por cosas pequeñas. Deja de preocuparte tanto” ; me dijo algo que me hizo aterrizar y darme cuenta que había minimizado su preocupación según lo que yo pensaba: ¿crees que si fuera tan fácil como dices, no lo hubiese hecho ya?

No podemos intentar cambiar la vida de las personas de un momento a otro con una frase cliché, no podemos intentar que la gente tome la vida como nosotros lo hacemos, ni considerar pequeños sus problemas, que para ellos no lo son; ¿por qué? sencillamente porque somos distintos y porque pasamos por situaciones distintas, porque lo que a algunos nos hizo más fuertes, a otros los debilitó y los hizo perder las ganas de seguir, porque el decir  “yo te entiendo”, no hace que así sea ¡No! No lo entenderemos si no hemos pasado por eso, y aun si lo hubiesemos pasado, no podemos saber como esa persona está porque como ya dije …somos distintos.

respire

La ansiedad, el dolor y el miedo son sólo algunas de las cosas que pueden quitar el amor por la vida; aquella vida que no disfrutamos, porque vemos al resto aparentemente felices (digo aparente, porque no podemos asumir que así sea), mientras nosotros pensamos por qué no podemos estar así y sentimos envidia de ver a alguien tranquilo mientras nosotros no. A la conclusión precoz a la que he llegado (digo precoz porque creo que aun me falta mucho por entender sobre ésto), es que no podemos pedirle al resto que vea el cuadro de la misma forma que nosotros, y juzgarlos por eso, creyendo que están equivocados y que nosotros no. Lo que si podemos hacer es entender a quién pueda pasar por algo así, y si somos nosotros, buscar lo que nos está haciendo perder la perspectiva, lo que nos ha hecho perder el gusto por la vida y reconsiderar si continuar en esa situación o no, si es que necesitamos tiempo para descansar de eso, pues a tomarnos ese tiempo; porque no hay nada peor (y ésto es algo muy de opinión personal), que vivir la vida sin disfrutarla.

Disfrutar de la vida, para mí, es apreciar cada cosa que hacemos, lo que nos anima a despertarnos; si llegamos a un punto en que no queremos que llegue el siguiente día ni ninguno más; es mejor darnos un poco de respiro. Leí una frase de Paulo Coelho que me parece apropiada compartir: “Es inútil sufrir por cosas que no podemos cambiar, así como es inútil que suframos por las que sí”, pueden creer que es uno de las frases cliché a la que me refería antes, pero creo que encierra algo cierto; pero si bien lo que nos puede decir Coelho o cualquiera, no puede hacernos sentir mejor, porque nadie nos conoce mejor que nosotros mismos, vale la pena tomarse el tiempo que necesitamos, y poder encontrar el gusto que hemos perdido por la vida…y buscar liberarnos con la mano que nos queda, la que nos está asfixiando.

Quizás no haya llegado a nada, o quizás sí, o quizás sólo me enrede en mis pensamientos -que como dije parecen más claros antes de plasmarlos en letras- , pero como siempre no hay nada más placentero para mí (además de comer rico) que escribir, que me resulta tan liberador y por ahí, con suerte, pueda liberar a alguno más que me esté leyendo.

FIRMA BLOG

 
Photos via: Tumblr y The Hufftington Post
Anuncios

2 thoughts on “MOMENTO ZEN DEL DÍA: A DARNOS UN RESPIRO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s